lunes, 27 de julio de 2015

La Creatividad

En la mayoría de las culturas antiguas la creatividad era relacionada con lo divino, sólo los dioses eran capaces de crear, mientras que los que realizaban ciertas actividades artísticas como la pintura, la poesía y la escultura (entre otros) eran simplemente descubridores e imitadores de toda la creación divina que les rodeaba .
No fue sino hasta la época del renacimiento cuando se empezó a modernizar el concepto de creación como las habilidades de un individuo, para así definitivamente en el siglo XIX comenzar a ser la creatividad objeto de estudio.

Hoy día sabemos que la creatividad no está relacionada únicamente con el área artística, y esta definida como la capacidad que tiene una persona para poder crear en cualquier área algo original, que tenga utilidad o valor social, y cuya implantación o diseño sea viable. 

La combinación de estos tres conceptos es sumamente importante, ya que podemos crear algo que sea original pero que a la vez no sea útil a la sociedad, con lo cual carecería de valor. De igual modo, podemos tener una idea muy original o novedosa pero si no existen los recursos humanos o tecnológicos que nos permitan llevarla a cabo tampoco estaríamos aportando valor.

También existen otros conceptos en los que se relaciona a la creatividad con la capacidad de ampliar el rango de opciones, basándose en el hecho de que si alguien es capaz de tomar algo que ya existe y hacerlo 10 veces mejor también estará innovando, bien sea mediante cambios incrementales (de forma) o disruptivos (de fondo, cambio radical en el modo de hacer algo). 

Considerando estas dos posiciones, cabe la pregunta ¿Es condición necesaria tener un alto coeficiente intelectual para ser creativos?. Sobre este asunto hay puntos de vista diferentes, pero según un estudio realizado por Getzels y Jackson en el que se evaluaron 449 niños de edades comprendidas entre 6 y 12 años, no parece haber relación entre el coeficiente intelectual y la capacidad creativa de los niños. E. Paul Torrance, incluso sostiene que podemos enseñar a pensar a los niños creativamente, basándose en el hecho de su propia experiencia al ver a niños que no eran demasiado pensadores convertirse en niños que aprendieron a pensar creativamente.

De acuerdo a lo anteriormente expuesto, creo firmemente que la creatividad es una competencia que se puede entrenar, que se puede desarrollar. Anímate y ayudemos a nuestros niños a desarrollar su competencia creativa!.