jueves, 24 de septiembre de 2015

Efecto Pigmalion y el poder de las palabras



En días recientes tuve la ocasión de ver en televisión la publicidad de la empresa de seguros Divina Pastora en la que se da a conocer el "Efecto Pigmalión", por lo que consideré que era una buena ocasión para dar unas breves pinceladas sobre ésta teoría, y de como haciendo uso de ella podemos motivar a nuestros niños a ser más creativos y a dar lo mejor de sí en todos los ámbitos.

Robert Rosenthal y Lenore Jacobson realizaron un estudio en el que aplicaron un test psicológico a un grupo de alumnos  para posteriormente informar a sus repectivos docentes que ciertos alumnos (elegidos aleatoriamente y sin relación con el resultado obtenido el test) estarían por experimentar un importante desarrollo intelectual. 

Al cabo de un año procedieron a evaluar el resultado académico obtenido por dichos alumnos, y encontraron que aquellos estudiantes que no eran demasiado aplicados (para el momento en que fué realizado el test) fueron transformados  mediante las expectativas positivas que los maestros tuvieron de ellos, llegando a convertirse en buenos estudiantes,  concluyendo que existen varios factores que intervinieron en la comunicación generada entre profesores y alumnos y que fueron los desencadenantes de dicho cambio. Estos factores vienen dados por:

LAS CREENCIAS:  Generar en los maestros una serie de creencias  y expectativas positivas sobre esos alumnos que supuestamente serían destacables.

GENERACION DE UN CLIMA FAVORABLE: Al instaraurse esas creencias en el pensamiento de los maestros, éstos generaron un clima más favorable en torno a aquellos niños sobre los que se tenían mayores expectivas de lograr unos buenos resultados académicos.

LAS OPORTUNIDADES: A su vez los maestros se inclinaron a proporcionar a estos estudiantes mayores conocimientos y oportunidades de participación.

EL FEEDBACK: Los alumnos por ende recibieron de sus maestros comentarios positivos sobre sus conductas y alcances, lo que se convierte en un importante refuerzo positivo.

EL RESULTADO: Cuánto mejores y más positivas son las expectativas que se tienen sobre una persona, mejores son los resultados reales que se obtienen de ésta.

Como pueden ver, es una cadena en donde una cosa lleva a la otra hasta llegar al resultado deseado. 

Conforme a lo anterior, nos hemos puesto a pensar ¿cómo le hablamos a nuestros niños a fin de generar autoconfianza y motivarles para desarrollar en ellos su pasión, su creatividad y obtener lo mejor de ellos?.



 Rosenthal, Robert y Jacobson, Lenore. “Pygmalion in the classroom: Teacher expectation and Pupils’ Intellectual development”. Crown House Publishing, mayo 2003